.

Noticias

Algunos analistas advirtieron desde el principio que, aunque la refrendación popular convalidara el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera alcanzado entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, el resultado sería todo menos contundente.


Lo que nunca esperó nadie — ni los expertos, ni los líderes de diversos sectores políticos y sociales, ni el conjunto de la ciudadanía — fue que el rechazo al Acuerdo lograra imponerse, como en efecto ocurrió el pasado 2 de octubre.

Del conflicto a la negociación

 

A partir de mediados de los años 90, Colombia experimentó una “década perdida” en materia de seguridad. La expectativa de normalización generada por la desarticulación de los grandes carteles del narcotráfico se vio rápidamente frustrada por la acelerada expansión de las organizaciones armadas ilegales (tanto las antiguas guerrillas cuyo origen se remonta a la década de 1960 como grupos de autodefensa ilegal comúnmente llamados “paramilitares”), que los sustituyeron no sólo como fuente de violencia sino también en el negocio de las drogas. La arremetida de estas organizaciones contra el Estado y la disputa entre ellas por el control territorial fueron la causa de una intensificación sin precedentes de la violencia. Como consecuencia, el país estuvo a punto de convertirse en un “Estado fallido”. El desplazamiento forzado, los ataques indiscriminados contra la población, el uso de minas antipersona, el secuestro, y otras graves violaciones al derecho internacional humanitario alcanzaron proporciones realmente graves.

Hace tiempo que venimos proponiendo y propugnado por un cambio de paradigma en politica tendiente a generar un cambio en las relaciones entre los ciudadanos y sus eventuales representantes. En el libro “Propuestas para una Nueva Argentina” (F.Atlas, F.FNaumann, Independent Institute, RELIAL) escribimos un primer texto denominado “hacia una nueva gobernanza pública que supere el populismo”.

Desde mayo pasado cuando empezó el movimiento de destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, comenzaron a salir comentarios y análisis sobre un posible golpe de Estado contra la mandataria y, de paso, sobre un movimiento para desestabilizar al BRICS (Brasil, India, China y Sudáfrica) del cual forma parte el gigante sudamericano. Según esas versiones, hay vestigios de que el grupo del vicepresidente Michel Temer, uno de los impulsores del proceso de deshabilitación de Dilma, por cargos de corrupción que también involucraron a sus asesores y funcionarios.

El futuro de Reino Unido parece complicarse cada vez más desde la aprobación del Brexit, el pasado 23 de junio, con lo cual decidió abandonar la Unión Europea. Por una parte, ha comenzado la carrera para sustituir al primer ministro David Cameron, quien dejará el cargo el 9 de septiembre. El exalcalde de Londres, Boris Johnson y la ministra del Interior, Theresa May, ya se apuntaron a la carrera para sustituirlo. Mientras tanto, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, está bajo fuego por sus propios aliados, quienes le reclaman que renuncie ante su incapacidad por evitar la aprobación del Brexit.

 


Las elecciones presidenciales recién celebradas en el Perú con seguridad pasarán a la historia del país como las más reñidas. En el conteo final la diferencia entre la victoria y la derrota estuvo marcada por tan solo un 0.24%.

 

Legal

Copyright 2013 - Fundación Friedrich Naumann para la Libertad

Contacto

Fundación Friedrich Naumann para la Libertad

Oficina Regional para América Latina
Cerrada de la Cerca 82
Col. San Ángel Inn
01060 México, D.F.
Tel.: +52 55 5550 1039; 5616 3325
Fax: +52 55 5550 6223