.

Noticias

El pasado 6 de noviembre la democracia en Nicaragua recibió la estocada final, un hecho ampliamente desapercibido por la opinión pública mundial debido a la contienda electoral que se celebraba en los EE.UU. El presidente Daniel Ortega del Frente Sandinista de Liberación Nacional, (FSLN), afianzó su tercer periodo consecutivo de gobierno en las que fueran “elecciones Pro forma” y luego de que meses atrás sistemáticamente anulara a la oposición.

El comentario de los enviados de la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad respecto de los resultados de las elecciones en los EE.UU.

Los electores norteamericanos han escrito historia y causado gran revuelo. Han elegido al marginado por excelencia como presidente número 45 de los Estados Unidos de América y con ello, por primera vez en la historia de los EEUU, han llevado a la Casa Blanca a un candidato sin experiencia en la milicia y que nunca antes había ocupado un cargo político.

“El populismo se da cuando la gente no se siente representada por el sistema”, señala la directora Regional para América Latina de la Fundación Friedrich Naumann.


Birgit Lamm,  Directora Regional para América Latina de la Fundación liberal alemana Friedrich Naumann, afirma que "la ola de populismo, por lo menos de algunos países de América Latina, está bajando, pero está subiendo en Estados Unidos y también en Europa”.

Algunos analistas advirtieron desde el principio que, aunque la refrendación popular convalidara el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera alcanzado entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, el resultado sería todo menos contundente.


Lo que nunca esperó nadie — ni los expertos, ni los líderes de diversos sectores políticos y sociales, ni el conjunto de la ciudadanía — fue que el rechazo al Acuerdo lograra imponerse, como en efecto ocurrió el pasado 2 de octubre.

Del conflicto a la negociación

 

A partir de mediados de los años 90, Colombia experimentó una “década perdida” en materia de seguridad. La expectativa de normalización generada por la desarticulación de los grandes carteles del narcotráfico se vio rápidamente frustrada por la acelerada expansión de las organizaciones armadas ilegales (tanto las antiguas guerrillas cuyo origen se remonta a la década de 1960 como grupos de autodefensa ilegal comúnmente llamados “paramilitares”), que los sustituyeron no sólo como fuente de violencia sino también en el negocio de las drogas. La arremetida de estas organizaciones contra el Estado y la disputa entre ellas por el control territorial fueron la causa de una intensificación sin precedentes de la violencia. Como consecuencia, el país estuvo a punto de convertirse en un “Estado fallido”. El desplazamiento forzado, los ataques indiscriminados contra la población, el uso de minas antipersona, el secuestro, y otras graves violaciones al derecho internacional humanitario alcanzaron proporciones realmente graves.

Legal

Copyright 2013 - Fundación Friedrich Naumann para la Libertad

Contacto

Fundación Friedrich Naumann para la Libertad

Oficina Regional para América Latina
Cerrada de la Cerca 82
Col. San Ángel Inn
01060 México, D.F.
Tel.: +52 55 5550 1039; 5616 3325
Fax: +52 55 5550 6223